El gran Ziegfeld-1936

Luise Rainer aparece citada en la primer novela del autor Manuel Puig (1932-1990),”La traición de Rita Hayworth” (1969), cuándo el protagonista Toto, la menciona como una de sus actrices preferidas tras verla en “El Gran Ziegfeld” (1936). Entonces descubrí su nombre. No he tenido ocasión aun de ver alguna de sus películas. Pero con los años, algunas cosas sobre ella llamaron mi atención: fue un actriz contestataria, moderna, progresista. Harta de los trabajos que le obligaban a realizar ( era carne de Estudio de Cine, en su caso la ultra-poderosa MGM dirigida por Louis B. Mayer: “…nosotros te hicimos y nosotros te destrozaremos…”)  hizo frente a sus patrones… y se quedó sin carrera en USA. Fue la primera actriz en ganar premios Oscar dos veces y en forma consecutiva: 1936 y 1937. Aclarar que en aquella época los trofeos no tenían el alcance mediático de hoy, pero ya gozaban de gran prestigio dentro de la industria.

La buena tierra

La Buena Tierra-1937

Nacida en Dusseldorf, Alemania en 1910, de padres judíos, muy joven marcha a Viena e inicia su carrera de actriz bajo la dirección del mítico maestro de actores Max Reinhardt. Luego de debutar en un cortometraje y de tres apariciones en cine entre 1930-1933, es contratada para viajar a California. En Metro Goldwyn Mayer la protege  Irving Thalberg, uno de los grandes productores del cine, quién la contempla y trata como a un diamante. Entre 1935 y 1938 rueda ocho films, ganando Oscars por “El Gran Ziegfeld” y “La Buena Tierra”, en dos temporadas consecutivas. En el primer titulo, en realidad tiene una pequeña participación, pero de tanta intensidad que hasta la fecha, su escena al teléfono es considerada modelo de actuación cinematográfica. Thalberg muere repentinamente a los 36 años, y sin su protección entra en conflicto con las máximas autoridades del Estudio. De gran sensibilidad, atenta a los cambios políticos que Europa sufre a causa de los fascismos emergentes, se convierte en una figura atípica del Hollywood mas convencional. El compromiso político, la reflexión, el cuestionamiento o la lectura, era lo contrario a la practica habitual. Defendió en su momento a la República Española violentada por el fascismo de Franco. Y se alineó en la defensa de los pueblos sometidos, como el de los judíos perseguidos por Hitler.

Hostages

Hostages-1943

Casada desde 1937 con Clifford Odets, intelectual, dramaturgo, comunista, en 1938 abandona Hollywood y se marcha a New York, buscando el ambiente mas propicio del teatro, debutando en 1942 bajo la dirección de Lee Strassberg, antes de la fama del Actor’s Studio. Divorciada en 1940 (“…él deseaba una esposa ideal y una gran actriz, todo junto…”) filma un último film, “Hostages” en 1943 para los estudios Paramount.

En los últimos años de la Segunda Guerra Mundial, al igual que su compatriota Marlene Dietrich, realiza colaboraciones en los frentes del norte de África y sur de Italia, actuando ante las tropas. Enemiga declarada de Hitler, colabora de esta manera en un conflicto que le afectaba de cerca. Entre 1949 y 1965 realiza esporádicas apariciones en TV. Y en 1984  regresa en un episodio de la serie “El Crucero del Amor”. En 1991, a los 81 años protagoniza en la pantalla chica: “A Dancer”. Y en 1997, contra todo pronóstico, regresa al cine con un pequeño personaje en el film británico “The Gambler”, sobre “El Jugador” de Dostoevsky, junto a Michael Gambon y dirigida por Karoly Makk. Habían pasado 53 años desde su última aparición en Cine. Uno de los comeback mas olvidados de la historia de la interpretación. En 1959 Federico Fellini le ofreció actuar en “La Dolce Vita”, pero rechazó la propuesta. Seguía haciendo lo que le venía en gana.

dfgdfgdfgd

los premios Oscar

Astuta, mordaz, brillante, concedió una entrevista en 2010 a la revista “Vanity Fair” donde habla entre otras cosas, de su amor por ¡las montañas y las escaladas.

Centenario

Centenario-2010

Con motivo de su Centenario fue homenajeada y fotografiada en silla de ruedas, con gran elegancia y mucho sentido del humor. Entrevistas concedidas en su vejez dan cuenta de una personalidad brillante, única. Viviendo entre Inglaterra y Suiza, tuvo un segundo matrimonio en 1945 (hasta la muerte de su compañero en 1989)  y una hija. Comparada con Greta Garbo, se ubicó en un espacio totalmente diferente al de esta. Dejando de lado cualquier tipo de frivolidad, exhibicionismo, decidió ser mujer comprometida y actriz en segundo lugar. Pagó el precio del olvido. Pero hoy, a los 104 años, en su vieja Europa, la gran Rainer sigue brillando con su presencia. Sobrevivió a todas y a todos los de su época: Dietrich, Davis, Hepburn, West, Gable, Cooper, Tracy, Powell, Mayer, MGM. En un presente que mas que nunca glorifica lo joven,  parecen resultar mas atractivos los muertos que los vivos. La memoria también es esto. El cine hará el resto.

 

Pocas semanas después de escribir estas palabras, la mujer centenaria murió: fue el 30/12/2014. Estaba cercana a cumplir los 105. En todo caso, fue recordada como merecía en los obituarios de todo el mundo… que como siempre prefieren retratarlos muertos, ya que, entrevistar a un ser tan anciano es tarea sumamente desagradable (supongo).

 

 

 

 

Pin It on Pinterest